Artículos

Noticias y artículos informativos para ayudarte a #v

Los hábitos y las costumbres “adquiridas” hacen que la comida “ no saludable o incluso en mal estado” sea más fácil de comer.

el 11 enero, 2019

Obesidad: Un informe* ha revelado por qué los malos hábitos alimenticios persisten incluso cuando el alimento que comemos no tiene buen sabor.

En un ingenioso experimento, los investigadores dieron a la gente al entrar a un cine, un cubo de palomitas de maíz recién hecho, otro con palomitas algo “pasadas”  y otro con palomitas hechas desde hacía más de una semana.

cirugía de la obesidad en sevillaLos espectadores que habitualmente no comen palomitas comieron una menor cantidad de palomitas “rancias”  que  de palomitas recién hechas y apenas probaron las palomitas hechas desde hacía una semana; sin embargo, los que habitualmente comen palomitas comieron la misma cantidad de palomitas con independencia de si eran recién hechas, pasadas o totalmente “rancias”.

En resumen, aquellos espectadores que tenían el hábito adquirido de comer palomitas en el cine, les daba lo mismo el estado de las mismas, las comieron igual.  Según el estudio, cuando  se ha comido varias veces un alimento particular en un entorno determinado, nuestro cerebro llega a asociar la comida con ese entorno y el individuo sigue comiendo siempre y cuando ese “entorno” no cambie.

El estudio,  es interesante desde el punto de vista de entender hábitos como el de comer en exceso o comer comida no saludable  en situaciones incluso en las que  la persona no tiene hambre.

Conclusiones como esta refuerzan la base de tratamientos del sobrepeso y la obesidad. Desde técnicas endoscópicas como el balón gástrico, el método pose o el método apollo hasta técnicas propias de cirugía de la obesidad (tubo gástrico, bypass gástrico etc..) a pesar de ser muy diferentes entre sí tienen un elemento en común:

La base de cualquier tratamiento es facilitar al paciente una sensación de saciedad tal que sea el punto de partida para conseguir el cambio de hábitos. Un cambio que no siempre es fácil dado que tal y como indica dicho estudio, en muchos casos se trata de hábitos adquiridos que llevan tiempo “instalados” en el paciente y que por tanto, sin la ayuda de técnicas y profesionales médicos se hace extremadamente complicado

Informe*: http://www.medicalnewstoday.com/releases/233759.php

Los hábitos y las costumbres “adquiridas” hacen que la comida “ no saludable o incluso en mal estado” sea más fácil de comer.

Related Posts

Take a look at these posts