Artículos

Noticias y artículos informativos para ayudarte a #v

Conoce a Rosa Benítez. Tratamiento psicológico de la obesidad

el 3 noviembre, 2016

Hoy entrevistamos a nuestra psicóloga, Rosa Benítez, especialista en Tratamiento Psicológico de la Obesidad y Trastornos del Comportamiento Alimentario y coach nutricional.

Rosa, especialista en tratamiento psicológico de la obesidad

Rosa acumula ya cinco años ayudando a los pacientes de nuestro centro.

¿Qué razones le llevaron a iniciarse en la profesión?

Cuando llegó el momento de plantearme qué estudios universitarios seguir, busqué una carrera que tuviera la posibilidad de tener numerosas salidas profesionales. De este modo me topé con la Psicología, disciplina que ofrece la oportunidad de aprender más de uno mismo y de los demás.  Me apasionaba la idea de poder estudiar, desde un punto de vista científico, cómo piensan, sienten y se comportan las personas y poderles así ayudar en diferentes áreas: clínica, educación, organizaciones, deporte, emergencias…

El dedicarme al ámbito de la nutrición vendría después, al descubrir que el tratamiento de la obesidad es uno de los grandes retos de comienzos del siglo XXI. El psicólogo es parte fundamental en el tratamiento psicológico de la obesidad como especialista en la instauración de nuevas conductas, en la modificación de las ya existentes o en la eliminación de las inadecuadas. Y, por último, llevado al plano personal, soy una persona a la que le gusta plantearse objetivos nuevos y alcanzarlos. Y no hay mayor satisfacción y desafío que ayudar a otras personas a lograr los suyos propios. No siempre es fácil alcanzar las metas que nos proponemos, pero con ayuda todo es posible.

En la actualidad, dado el preocupante aumento de la obesidad en la población mundial, proliferan centros estéticos que incluyen tratamientos contra esta enfermedad, aunque no todos incluyen un seguimiento apropiado. ¿En qué medida cree que ayuda la Psicología a pacientes de obesidad?

Comúnmente pensamos en la obesidad como un asunto de estética, pero en realidad abarca una problemática mucho mayor, como es la salud de las personas. La obesidad tiene una gran comorbilidad con otras muchas patologías y está originada por múltiples causas, de ahí la necesidad de un abordaje multidisciplinar: médicos, nutricionistas, psicólogos…

La Psicología nos ayuda a comprender, analizar e interpretar cómo piensan sienten y se comportan las personas. Dispone de las herramientas y técnicas apropiadas para la evaluación, diagnóstico, tratamiento e intervención de la obesidad.

Además, por otra parte, ayuda a los pacientes de obesidad a afrontar los problemas de forma adecuada y a superarlos. Les ayuda a tener actitudes y expectativas realistas para evitar el fracaso y la frustración. Alivia la angustia y facilita el cambio. En definitiva, ayuda al paciente a identificar “qué debería cambiar y cómo puede hacerlo”.

Una de las metas de la Psicología de la Nutrición consiste en corregir la denominada “alimentación emocional”. ¿En qué consiste este concepto? ¿Qué opciones tiene el paciente para controlarla?

Hablamos de “Alimentación Emocional” al hábito de comer, ya sea alimentos basura o en exceso, para satisfacer necesidades emocionales y no por una necesidad física, lo que nos lleva al sobrepeso u obesidad. Generalmente se asocia a estados de ánimo negativos donde la comida se convierte en un alivio temporal a un problema, sentimiento o emoción como el estrés, la tristeza o la frustración. También se pueden dar en momentos de alegría y felicidad: cumpleaños, bodas, etc. Es decir, el paciente nos diría “como cuando estoy cansado, cuando estoy aburrido, triste o alegre”.

 En consulta ayudamos al paciente a identificar los motivos y las razones que le llevan a esa conducta y a cambiar ese impulso por la comida. Le ayudamos a afrontar situaciones y emociones por resolver, a buscar fuentes de satisfacción diferentes a la comida. La mejor opción está en cada paciente, nosotros le ayudamos a identificar y elegir la opción que le puede ayudar a superar las crisis.

Una de las técnicas más efectivas consiste en distraer la mente con otra actividad: salir a pasear, escuchar música relajante, hacer ejercicio… Otras opciones serían estructurar las comidas para evitar una alimentación descontrolada, trabajar la motivación y la fuerza de voluntad, establecer pequeñas siestas (muchas veces la causa es la fatiga o el cansancio que sentimos y recurrimos al bocado para mantenernos despiertos), poner en práctica conductas alternativas a la comida, entre otras.

¿Qué variables psicológicas cree que influyen más para que una dieta alcance el éxito esperado?

Para comenzar a responder a esa pregunta, en primer lugar, me gustaría sustituir la palabra “dieta” por pauta o estilo de vida saludable, ya que el vocablo dieta conlleva connotaciones negativas. Hecha esta aclaración, he de decir que las necesidades psicológicas de cada persona son diferentes y fluctúan a lo largo del tiempo. Pero sí que es verdad que es muy importante la motivación del paciente durante todo el tratamiento, su nivel de autoestima, su confianza en sí mismo y en el tratamiento, el hecho de tener metas realistas, el control de la ansiedad, el pensar de forma positiva, el autoconvencimiento de que es capaz de lograrlo, el modo de afrontar y resolver los problemas, etc., son variables muy importantes.

¿Cuáles son las claves de las sesiones con sus pacientes? ¿Existe algún método o enfoque infalible para el tratamiento psicológico de la obesidad?

Considero que la clave principal en las sesiones con mis pacientes es ayudarles a identificar sus razones personales o propias para perder peso, no las razones de su pareja, de su médico o de su grupo de amigos, sino las suyas propias que le conducen a la necesidad de cambio. Esto le va a permitir tomar conciencia de la necesidad de su implicación en el tratamiento para que este sea exitoso.

Otra de las claves consiste en aportarle al paciente las herramientas necesarias para que modifique aquellas conductas y procesos cognitivos que afectan su pérdida de peso. Fomento en ellos una autoimagen positiva que les lleve a su aceptación. Y les instruyo para que sean capaces de controlar su ansiedad. Es muy importante que el paciente esté comprometido y con ganas de poner fin a su problema. Tiene que tener conciencia de que la obesidad no es una cuestión de estética sino de salud. Otras de las claves serían la motivación y la psicoeducación, que nos ayudarían en la evolución y mantenimiento de los logros.

Para ello contextualizo las sesiones en un marco de confianza, confidencialidad, respeto y empatía, tanto hacia el paciente como hacía sus familiares, de quienes, de algún modo, también se requiere su implicación en el tratamiento.

Con todo, pese a lo dicho anteriormente, no podemos hablar de un método o enfoque infalible, ya que depende de muchos factores. El enfoque debe adaptarse siempre a las necesidades y áreas problemáticas de cada paciente. Hacemos uso de aquellos tratamientos psicológicos que han demostrado mayor eficacia en la modificación de conducta como es el tratamiento cognitivo-conductual, entre otros. Todo ello desde un acercamiento multidisciplinar, para así abordar un problema que presenta facetas biomédicas, psicológicas y psicosociales.

¿Qué es lo que más valora en el ejercicio diario de su labor en Obymed?

Lo que más valoro de mi trabajo en Obymed es la oportunidad que se me brinda, junto al resto del equipo multidisciplinar, de ofrecer a los pacientes un tratamiento definitivo e integral del sobrepeso y la obesidad. Todo ello desde el respeto, la cercanía y la empatía.

El seguimiento personalizado me permite aplicar una atención constante desde el minuto cero y así ayudar al paciente a adquirir las herramientas necesarias para alcanzar una nueva vida llena de satisfacción y salud, algo que lleva prácticamente toda su vida persiguiendo.

Es para mí muy gratificante compartir con ellos sus emociones ante las nuevas posibilidades que se les presentan y poder participar en su proceso de cambio. Así mismo, es muy enriquecedor hacerles ver que la HAZAÑA de perder peso no lo es TODO. También les va a conducir a aprender a quererse y respetarse, a mejorar en autoestima, en sus relaciones de pareja, familiares y sociales. Van a ser capaces de mirarse al espejo y reconocerse, van a plantearse nuevas metas, etc. En definitiva, ayudamos a los pacientes a ser más felices. Les hacemos ver que sí se puede y que, como bien dice una paciente, un día se dirán: “No fue fácil, pero lo logré”.

Conoce a Rosa Benítez: Tratamiento psicológico de la obesidad – Un artículo de Obymed

Conoce a Rosa Benítez. Tratamiento psicológico de la obesidad

Related Posts

Take a look at these posts